Tuesday, February 27, 2024

Es muy probable que en poco tiempo los enjambres de drones asesinos sean una característica estándar de los campos de batalla de todo el mundo. Esto ha impulsado el debate sobre si se debe —y cómo— regular su uso y ha generado preocupaciones sobre la posibilidad de que las decisiones de vida o muerte al final sean transferidas a programas de inteligencia artificial (IA).

A continuación, ofrecemos una descripción general de cómo ha evolucionado la tecnología, qué tipos de armas se están desarrollando y cómo ha progresado el debate.

¿Qué tan nuevas son estas armas?

Con el tiempo, es muy probable que la IA permita que los sistemas de armas tomen sus propias decisiones sobre la selección de ciertos tipos de objetivos y su ataque. Los recientes avances en la tecnología de IA han intensificado el debate en torno a estos sistemas, conocidos como armas letales autónomas.

Pero en cierto modo, las armas autónomas no son nada nuevo. Las minas terrestres, que están diseñadas para activarse de manera automática cuando una persona u objeto pasa sobre ellas, se utilizaron ya en el siglo XIX durante la Guerra de Secesión en Estados Unidos. Aparentemente, fueron inventadas por un general confederado llamado Gabriel Rains, quien las llamó “proyectil subterráneo”.

Si bien se utilizaron por primera vez mucho antes de que alguien pudiera concebir siquiera la IA, tienen relevancia para el debate actual porque una vez instaladas funcionan sin intervención humana y sin discriminar entre objetivos previstos y víctimas no deseadas.

El Pentágono comenzó a expandir las armas automáticas desde hace décadas. A partir de finales de la década de 1970, Estados Unidos comenzó a expandir este concepto, con un arma conocida como mina antisubmarina CAPTOR.

A partir de la década de 1980, decenas de barcos de la Armada comenzaron a apoyarse en el sistema de armas AEGIS, que utiliza un sistema de radar de alta potencia para buscar y rastrear cualquier misil enemigo que se acerque. Se puede configurar en modo automático para que dispare misiles defensivos antes de que intervenga una persona.

El siguiente paso en la progresión hacia armas autónomas más sofisticadas llegó en forma de municiones autoguiadas para “disparar y olvidar”, como el misil aire-aire avanzado de mediano alcance AIM-120, el cual tiene un buscador de radar que refina la trayectoria de un misil ya disparado mientras intenta destruir aviones enemigos.

…contenido continuado…

Check out our other content

Check out other tags:

Most Popular Articles